En las fiestas que se avecinan, solemos comer más de lo habitual y nuestro hígado puede resentirse, no debemos pasarnos en las comidas y cenas con los compañeros de de trabajo, amigos y familiares.

Hemos de tener en cuenta que tanto el abuso de alcohol como de las grasas, (dulces navideños,  etc. harán que nuestro hígado no pueda procesar tanta "carga" a metabolizar.

El hígado es el gran laboratorio del cuerpo humano. Millones de reacciones químicas tienen lugar en el cada día. Es la mayor víscera del cuerpo (alrededor de 1,5 kg. de peso), y su capacidad de regenerarse lo hacen sumamente resistente, pero si solemos cuidarnos poco, puede ser que estas Fiestas sean contraproducentes para nuestro hígado por los excesos de toxinas propias de las mismas , y pueda ser dañado.

Si ya de por sí  no nos alimentamos con cuidado durante todo el año y por nuestro malos hábitos tenemos sobrepeso, diabetes o tensión arterial alta,  además del estrés, que casi todos padecemos, podemos crearnos un problema importante, como podría  ser un hígado graso o esteatosis hepática.

Cuando el hígado funciona mal, repercute en todo el organismo, ya que no se eliminan las sustancias extrañas o tóxicas como el alcohol, demasiada grasa, medicamentos, tabaco, tec.

También tenemos que tener mucho cuidado en ésta época con el consumo de setas, que están por todas partes y que recogen personas no muy doctas en el tema, y  que son vendidas por particulares sin control sanitario.

Si se produjera un envenenamiento por setas como la amanita faloides,  u otras, el hígado no se recuperaría y tendría que ser necesario un trasplante inmediato, o un fatal desenlace.

Si tenemos el hígado graso los antiinflamatorios le son muy perjudiciales, como el ibuprofeno.

No intento arruinaros las Fiestas, y os refiero,( mas abajo),  dos buenas noticias, sobre el café, además de recomendaros una dieta a base de alcachofas, endivias, espinacas, etc.,  las cuales tienen una sustancia amarga que se llama "Cinarina" y que es buena para cuidarse el hígado,  además son verduras hipocalóricas, y por lo tanto ayudan a no tener que procesar tanta grasa.

Los cítricos también funcionan estupendamente, son ácidos y van bien para la vesícula biliar y de paso para el hígado.

Las zanahorias, los pepinos, también van muy bien y si en ésta época no os apetecen mucho las ensaladas,  podéis hacer un zumos de zanahorias con espinacas, o pepino y zanahoria. etc. Todas las vitaminas son muy buenas para el hígado.

¿Recordáis lo de aquel avión que cayó en los Andes hace años? y que los que sobrevivieron a la catástrofe se comieron los cadáveres?, pues lo que más se comían era el hígado, y.... por qué?, pues muy fácil,  porque el hígado es un verdadero almacén de vitaminas sobre todo de la "C", y cuando encontraron a los supervivientes ninguno tenía síntomas de avitaminosis y sobre todo nada de escorbuto.

Para mantener un hígado sin grasa hay que "obligarle a que la queme" a través del  ejercicio,  "Menos plato y más zapato", es decir, comer menos y andar más, el ejercicio es sumamente importante para mantenerse sano en general, y concretamente el hígado lo que hace, si se ejercitan los músculos lo suficiente, es consumir primero su propia grasa para aportar hidratos de carbono al organismo, y después la grasa acumulada en otras partes del cuerpo.

También podéis ayudaros con unos suplementos alimenticios que son muy eficaces en toda dieta, y que no quiere decir que sustituyan a los alimentos, pero sí que ayudan a un mejor aporte de sustancias beneficiosas para el hígado y que este se conserve sano, como por ejemplo pueden ser el cardo mariano, preparado a base de alcachofas, el boldo, la papaya y diente de león, entre otros.

Nuevo estudio científico  del National Cancer Institute de EE.UU. revela que el consumo de café influye favorablemente en la progresión más lenta  de las patologías hepáticas relacionadas con la  hepatitis C, (dos tazas de café el día)

También unos estudios llevados a cabo en Holanda y Japón  con personas que bebían al menos 3 tazas de café al día presentaban un riesgo de diabetes, aproximadamente,  del 42% menor en comparación que las que no lo consumían.

Otro estudio también sobre el  café tomando, tres a cuatro tazas diarias, puede tener distintos efectos beneficiosos para la salud a largo plazo, según asegura la especialista en Endocrinología y Nutrición Pilar Riobó, puede incluso "reducir el riesgo de desarrollar diabetes mellitus tipo 2.

Espero que estos consejos os sean útiles, hasta pronto