¿Qué es la anemia?

La anemia se refiere a un nivel inferior a lo normal de hemoglobina o hematocrito en sangre. La hemoglobina es la proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno a todas las partes del cuerpo. La anemia puede ser una condición temporal, como consecuencia de otras condiciones de salud, o puede ser un problema crónico.

anemia

Las personas con anemia leve pueden no tener síntomas o pueden tener sólo síntomas leves. Quienes padecen la anemia severa pueden tener problemas para llevar a cabo las actividades de rutina, sentirse cansados o experimentar falta de aliento durante las actividades ligeras.

¿Es común la anemia en los mayores?

La frecuencia de la anemia varía dependiendo de la edad, el sexo y la salud general. Entre los adultos mayores, con edades entre 65 años y más, aproximadamente un 10-11% tiene anemia, sin embargo en los adultos mayores que residen en un asilo de ancianos, alrededor del 50% tiene anemia.

¿Qué causa la anemia en los mayores?

Son muchas las causas de la anemia en los adultos mayores. Algunas de las causas más comunes incluyen a:

La anemia ferropénica en los adultos mayores suele ser el resultado de la pérdida de sangre con el tiempo. El sangrado es causado frecuentemente por las úlceras de estómago, vasos sanguíneos anormales, o un problema más grave, como el cáncer de colon. De vez en cuando, la deficiencia de hierro puede ocurrir por no comer suficientes alimentos ricos en hierro o cuando el cuerpo no está absorbiendo el hierro de la dieta.

Las enfermedades crónicas inflamatorias, infecciones crónicas y enfermedades renales se asocian frecuentemente con la anemia. Esto puede incluir condiciones como la artritis reumatoide, el cáncer y la enfermedad renal crónica. En estos casos, si la condición subyacente es tratada eficazmente, la anemia, a menudo mejora. Estas enfermedades crónicas son probablemente la causa más común de anemia en adultos mayores.

En aproximadamente del 20 al 36% de los casos de anemia en adultos, la causa no se puede determinar. Esto se llama anemia idiopática del envejecimiento o anemia no explicada en los ancianos. La anemia sin una causa obvia en los adultos mayores es exclusiva y puede deberse a varias razones, pero algunos médicos creen que se debe a condiciones crónicas leves o no reconocidas.

anemia

¿Cuáles son los efectos de la anemia no tratada en los mayores?

Las personas mayores con anemia son un 40% más propensas a tener problemas que les impiden ser independientes. Estos problemas incluyen la falta de equilibrio, no ser capaces de caminar largas distancias, ser más propensos a las caídas, problemas del corazón, depresión, pérdida de memoria y concentración.

La anemia también se ha asociado con la disminución de la esperanza de vida en los adultos mayores. Ya en los 65 años, las personas con enfermedad renal, diabetes y/o insuficiencia cardíaca son más propensas a morir si tienen anemia. La anemia también puede empeorar ciertas afecciones médicas, una razón más por la que su reconocimiento y tratamiento son especialmente importantes. Si bien la gestión de la anemia puede ser salvadora de la vida en algunas circunstancias, el tratamiento no ha probado garantizar una vida más larga.

anemia

¿Cómo puedo saber si tengo anemia?

La mejor manera de determinar si tiene anemia es analizar su recuento sanguíneo y cambios en la hemoglobina y hematocritos con tu médico. Los síntomas generalmente se desarrollan cuando la anemia es de moderada a grave, y pueden incluir fatiga, debilidad, palidez, dolor de pecho, mareos, irritabilidad, entumecimiento o frío en las manos y los pies, dificultad para respirar, pulso acelerado y dolor de cabeza.

Existe la idea errónea de que estos síntomas son parte normal del envejecimiento, lo que puede conducir a un retraso en el diagnóstico de la anemia en las personas mayores. Pero ni estos síntomas, ni la anemia, son una parte natural del envejecimiento y ambos deben recibir atención médica minuciosa.


¿Qué tratamientos están disponibles para ayudarme?

Para la anemia por deficiencia de hierro, serán necesarios los suplementos de hierro, sin embargo, será fundamental identificar y tratar la causa subyacente. Las transfusiones de sangre pueden tratar la anemia, pero por lo general se reservan para los casos graves, a causa de los riesgos y costos de las transfusiones de sangre.

Los medicamentos aprobados incluyen una forma artificial de la eritropoyetina, que estimula el crecimiento de los glóbulos rojos en la médula ósea. Estos medicamentos se administran en forma de inyecciones en la vena o bajo la piel. Se utilizan generalmente para la anemia causada por la enfermedad renal crónica o en pacientes con cáncer que reciben quimioterapia.

 

Productos relacionados